domingo, 23 de enero de 2011

Los compradores de silencio

Con su infranqueable sonrisa, los dirigentes chinos cierran acuerdos comerciales por doquier y son pocos los que osan plantarles cara con temas más universales como los derechos humanos. China crece y no deja de crecer medido en términos macroeconómicos capitalistas. Este modelo de sociedad exhibe ya en China muchos de sus elementos característicos: macroproyectos edilicios para diferenciar “la city” del resto de la ciudad, polución desmedida, desigualdad desmedida, producción desmedida, ganancias desmedidas.

China es esa paradoja del siglo XXI, con importante rol en tecnologías boyantes como las telecomunicaciones pero al mismo tiempo con unos niveles de contaminación y atropellos al medio ambiente más típicos del capitalismo optimista e inconsciente que perduró hasta mediados del siglo XX.

Sus enemigos comerciales a batir eran Estados Unidos y la Unión Europea y las mejores maneras de hacerlo fueron los múltiples frentes. En términos monetarios ha aplicado lo mismo que ha hecho Estados Unidos durante sus diversos ciclos productivos: deja caer la divisa en el mercado internacional y mantiene un interesante flujo de exportaciones. (enlace a parte 1 completa)

Fanelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada